Compartir

Prolongó su buen humor en una caminata con una pesa de 25 kilos en cada mano