Compartir

La renta básica de inserción supone una cuantía mensual que oscila, grosso modo, entre los 399,38 euros para unidades familiares de un miembro hasta los 718,89 para familias con problemas, por ejemplo, de discapacidad o dependencia. Está orientada a personas en paro y sin recursos.