Compartir

Algarabía, animación, música, cañas, rostros alegres, 'outfit' veraniegos y buen rollo. Todos estos elementos confluyen en las fiestas de Cabezón de la Sal, que dieron ayer su pistoletazo de salida con la apertura del Mercadillo Hippie y las casetas, esas de pincho y caña por 2,50 euros. Un remolino de preparativos anunciaba esta semana el comienzo de las fiestas de agosto, las que reúnen a vecino…