Compartir

«En este barrio nos sentimos queridos por los vecinos», asegura satisfecho Isidoro Fernández Pérez cuando le preguntan cómo se siente trabajando de 'aparcacoches' en la Ronda del Pilar. Vivir en la calle no es fácil, pasar por situaciones complicadas lleva consigo la necesidad de ser una persona positiva y tener mucha fuerza de voluntad para no caer en la droga.