Compartir

Los primeros visitantes descendieron ayer al interior de las galerías, clausuradas en 1915 a raíz de una gran inundación de agua de mar