Compartir

El Ayuntamiento busca una solución para las trabajadoras, mientras IU acusa al Principado de aplicar una justificación «falsa» para estos ajustes