Compartir

Un informe presentado en el Patronato del Parque Nacional afirma que sólo se han reducido los daños del cánido en Cabrales, donde sí se efectuaron controles