Compartir

Uno de los momentos en los que hubo una mayor tensión durante la celebración de la sesión del Pleno ordinario del mes de julio fue cuando la alcaldesa de Cádiz ordenó el desalojo de una decena de personas pertenecientes a la plataforma de parados de las industrias auxiliares del sector del metal.