Compartir

El Juzgado de lo Penal número 1 de Cáceres ha condenado a quince meses de prisión a la trabajadora de una residencia de mayores y a su marido por robar joyas a los ancianos para luego venderlas en una casa de compraventa de oro.