Compartir

Rabeles de todos los tamaños junto a sobaos y quesadas, anchoas para dar y tomar, queso con abalorios, barcos en miniatura… Las calles de Cabezón se llenaron ayer con los puestos de la Feria de Alimentación, que fue eso y mucho más y contribuyó a llenar de actividad la mañana del domingo.