Compartir

«Una imprudencia hace que cerca de 2.000 hectáreas estén ardiendo», se lamentaba ayer el presidente del Gobierno balear, José Ramón Bauzá. Se refería a la quema de rastrojos que ha provocado un incendio forestal en el municipio de Andratx, el de mayor dimensión registrado en Mallorca en los últimos diez años.