Compartir

La asociación medioambiental Toniza y la organización Anima Naturalis organizaron ayer una protesta ante el circo Alaska, instalado estos días en La Longuera. En el acto manifestaron su rechazo a circos que utilizan animales para su espectáculo y repartieron folletos informativos. Tildaron a este circo de «retrógrado» por mantener animales «enjaulados de por vida para el disfrute de unos pocos».