Quantcast

El Low Cost 2013 muestra vigor en crisis y se luce con Two Door Cinema Club

Más de 21.000 personas según la organización, unas 4.000 personas más que las que vieron a Suede en la apertura de la pasada edición, se han congregado en el centro deportivo Guillermo Amor de Benidorm (Alicante), ante el reclamo sobre todo de la mencionada banda británica y de otros referencias nacionales como Lori Meyers y Delorean.

Llama la atención que, mientras otros festivales se enfrentan a recortes en sus programaciones, este modesto festival se atreva a crecer con una cuarta jornada de despedida el próximo lunes, un nuevo escenario para DJ's y más ofertas de ocio, como el set de karaoke que permite al público más pintón ponerse en la piel de, por ejemplo, Fangoria, una de las estrellas del cartel.

Ayuda, y mucho, una imagen reconocible que se aprovecha de los clichés y supuestas debilidades de su sede para reivindicar Benidorm como meca del moderneo sin complejos, con María Jesús y su acordeón versionando a Daft Punk, así como una estrategia basada en las redes sociales y las nuevas tecnologías, incorporadas a las pulseras, y, sobre todo, hacer bueno su nombre, con mucha música a precios bajos.

Y aunque su título sea inglés, su público es mayoritariamente español y no se olvida ni de las referencias nacionales (véase el rock melancólico y enfangado de Los Enemigos tras su vuelta a los escenarios o el éxito de Svper, el dúo anteriormente conocido como Pegasvs) ni de las internacionales (con el post punk de los irlandeses Delorentos y el pop suave de Veronica Falls).

De todos, la estrella ha sido sin duda Two Door Cinema Club (“Chu-dor”, para algunos), que ha presentado en Alicante su segundo disco, “Beacon” (2012), amén de los éxitos de su aplaudido debut, “Tourist History” (2010), hilando una sucesión de temas en la que todos parecían “singles” potenciales por su magnetismo contagioso.

A eso, hay que añadir un vocalista simpático y parlanchín, Alex Trimble, vestido de traje en una de las noches más calurosas del verano, y una escenografía brillante, de una belicosidad jubilosa, con lluvia de rayos multicolores y ráfagas de láseres al aire que han convertido su concierto en una fiesta de cariz ochentero, llena a reventar.

Muy pocos se han movido del sitio, a la espera de otra de las grandes actuaciones, la de los granadinos Lori Meyers, quienes a pesar de los problemas con el sonido, un poco turbio, también han podido explayarse con los temas de su último disco, “Impronta” (2013), a destacar “Emborracharme”, ya en los bises, junto a éxitos como “¿Aha han vuelto?” y “Mi realidad”.

Lástima que, por esas deficiencias técnicas, no haya sonado también su dúo en el tema “El tiempo pasará” con Anni B. Sweet, con la que parecen consolidar una alianza artística tanto en los estudios como en los escenarios, pues ya actuaron juntos en El Día de la Música 2013 de Madrid.

Pese a la distancia y el clima de juerga, que ayuda a mitigar el sentir general despertado por el accidente ferroviario en Santiago de Compostela, el cantante Noni López y el resto de la banda no han querido dejar pasar la ocasión de homenajear con una canción a las víctimas y a sus familiares.

La noche en Benidorm es joven y larga. Hasta altas horas de la madrugada está previsto que suena la música, con conciertos como el de !!!. Mañana será el turno de nuevas bandas, a destacar sobre todo la actuación en exclusiva en España de Portishead.

Comentarios de Facebook