Compartir

Esther Vallina, hoy dedicada al comercio textil, consolida una tradición familiar iniciada en 1954