sábado, 26 septiembre 2020 1:44

Roncagliolo cree que “si hay calidad, se pagará por lo que se publica en internet”

El novelista ha hecho esas declaraciones en una entrevista hoy con Efe con motivo de su participación esta semana en La Mar de Letras, la sección literaria del festival La Mar de Músicas de Cartagena, que este año celebra su décimo novena edición y tiene a Perú como país invitado.

Entre otras actividades durante su paso por el festival, Roncagliolo ha presentado su última novela, “Óscar y las mujeres”, que antes de publicarse en papel lo hizo en formato digital en nueve entregas, emulando a los antiguos folletines.

En su opinión, esa tradición de las novelas por entregas se perdió con la llegada de la televisión porque ese medio “llega directamente a casa, no hacía falta salir a buscarlo, no se podía competir con eso”.

Ahora, ha considerado, internet ha roto esa barrera y también permite el acceso directo a la literatura desde el hogar y no tiene por qué implicar dejar de cobrar por la creación artística, ya que “la gente seguirá pagando por un trabajo que valora y que le interesa”.

“Yo trato de explorar todo lo que puedo, cualquier medio y cualquier espacio, como internet, también la radio, me interesa hacer siempre cosas nuevas, creativas, diferentes, hacer algo divertido”, ha señalado.

Esa búsqueda de nuevos soportes le ha llevado a trasladar al cine dos de sus novelas, “Pudor” y “Abril Rojo”, y ha asegurado que al pasar del libro a la pantalla “el guión tiene que cambiar”, algo que no le asusta.

“Yo he sido guionista y sé que cuando se hace una película de un libro ya no es más la historia del escritor, es la historia del director, su propia historia, y eso no me da miedo, es algo bonito, permite ver la lectura que hace otro de lo que tu escribiste”, ha dicho.

Roncagliolo, que abandonó Perú en 2000 para instalarse en Barcelona con el sueño de ser escritor, ha subrayado el crecimiento literario que ha experimentado en este tiempo el mercado editorial de su país y de Latinoamérica en general, una industria que vive un “momento emergente” gracias a la generalización y la mejora en el acceso a la cultura.

No obstante, ha asegurado que no tiene previsto abandonar España, un país que, asegura, le gusta “más que a los españoles” porque es capaz de ver sus aspectos más positivos, como su “sociedad solidaria, igualitaria, respetuosa, capaz de protestar y defender lo que quiere, pero haciéndolo en paz”.

“Nunca he visto una sociedad tan bien equipada para una crisis. El problema es que sus líderes han sido un desastre. En España puedes comprar a un partido político, pero difícilmente a un policía, y yo me quedo con ese valor del policía, de la sociedad”, ha señalado.