viernes, 14 agosto 2020 10:16

La Orquesta y el Coro Simón Bolívar celebran un triunfal estreno en Salzburgo

Ante un selecto público internacional los músicos venezolanos interpretaron la octava sinfonía Es-Dur de Gustav Mahler, bajo la batuta de un impecable y entregado Gustavo Dudamel.

El concierto se celebró ante un aforo completo en la gran Festpielhaus, la principal sala de conciertos del más prestigioso festival de verano en Europa.

En el escenario había más de un centenar de personas, entre músicos de la orquesta y los miembros del coro juvenil Simón Bolívar, con niños de entre seis y once años.

En el público se encontraba también el maestro José Antonio Abreu, fundador del “Sistema Nacional de Orquestas Infantiles y Juveniles” de Venezuela, que participa este año con nueve actuaciones en el festival de Salzburgo.

El propio Dudamel se encargó de saludar a Abreu, su maestro y mentor, con un gesto de complicidad.

El concierto ofreció varios momentos de sorpresa, cuando entre el público aparecieron algunos músicos con instrumentos de viento y también una de las cantantes.

La primera noche del “Sistema” terminó cerca de las 22.30 hora local (20.30 GMT) después de noventa minutos.

El publico ovacionó a los jóvenes venezolanos durante unos diez minutos, y cientos de personas incluso se pusieron de pie para expresar su satisfacción con la presentación ofrecida.

Mañana, jueves, la orquesta juvenil Teresa Carreño ofrecerá, también en la Festspielhaus, una selección de obras de Tchaikovsky , Berlioz y Prokofiev, entre otros, bajo la batuta de los jóvenes directores Diego Mateuz y Christian Vásquez.

Artículos similares