martes, 22 septiembre 2020 20:11

El ganador del Premio Alfaguara 2013 pensó en abandonar la escritura porque no le interesaba a nadie

Durante un acto de presentación de la novela en la capital uruguaya, Ovejero (Madrid, 1958) indicó que durante muchos años de su vida se dedicó a escribir sin publicar “ni un renglón, ni un verso”, lo que le “deprimía” porque nadie le hacía “ni caso”.

“Empecé a escribir regularmente a los 24 años, y no me publicaron nada hasta los 35 (…). Eso ya era estadísticamente improbable, no encontrar ni un editor de ninguna mala revista que le gustara lo que hacía. Eso de que escribía muy mal debía ser auténtico. Luego descubrí a los 35 años que había gente a la que gustaba lo que hacía, y comencé a publicar”, indicó.

De hecho, el novelista apuntó que hubo un período en el que dejó de escribir por “no perder el tiempo”, si bien duró nada más que tres meses porque le “faltaba algo y tenía que seguir escribiendo”.

Ovejero presentó la novela, publicada el pasado mes de marzo, ante un nutrido público y junto al psicólogo Jorge Bafico, quien definió el texto como “una novela psicoanalítica lacaniana que plantea que el amor es dar lo que no se tiene a quien no es”.

“La invención del amor” narra la historia de Samuel, un hombre que se inventa una relación con una mujer fallecida a la que nunca conoció y se convierte poco a poco en un impostor, lo que termina por transformar su forma de afrontar la vida.

Ovejero llegó a Uruguay en el marco de una gira por América Latina que le llevó por México, Guatemala, Ecuador, Venezuela, Argentina y que también le llevará a Chile, Perú y Colombia.