Compartir

Culpable o inocente, aún no se sabe, o al menos no lo sabe el juez, porque las personas que se concentraron ayer en los alrededores del colegio Salesianos San Ignacio parecían tener más que claro su veredicto. El suyo, no el de la justicia, a la que todavía le queda mucho camino por recorrer. Cada vez son más los alumnos llamados a declarar, las líneas de investigación abiertas, las incógnitas sob…