Compartir

Cada vez son más los viajeros del norte de África que cruzan el Estrecho en verano para pasar sus vacaciones en Europa, una tendencia que se viene apuntando en los últimos años y que han detectado varias navieras que operan en la zona y que se contrapone con el trasvase de inmigrantes que trabajan en Europa y que regresan a su tierra en verano.