martes, 22 septiembre 2020 22:56

La vida y obra de Van Gogh llegan a Argentina en formato 3D e interactivo

“Vincent van Gogh, mi exposición soñada”, que ya se encuentra abierta al público, podrá ser visitada hasta el próximo 6 de octubre en el espacio Usina del Arte, en el barrio porteño de La Boca.

Allí se pueden observar en fotografía digital de alta definición 220 pinturas del célebre artista.

La muestra también presenta siete animaciones en 3D de las obras “Los comedores de papas”, “Ribera del Sena”, “Vaso con girasoles”, “Casa y dormitorio”, “Capullo de Almendro”, “El asilo” y “Trigal con cuervos”, además de una pantalla interactiva sobre la inmortal obra de la “Noche estrellada” y todos sus autorretratos.

El ministro de cultura de Buenos Aires, Hernán Lombardi, destacó en la apertura de la muestra que este montaje “hace un recorrido cronológico por la vida y obra de Van Gogh con una extraordinaria calidad en sus más de 200 reproducciones”.

“Las nuevas tecnologías permiten llegar a niveles de sofisticación que hace pocos años eran impensables”, reflexionó el ministro.

La exhibición ocupa dos pisos completos de la Usina del Arte, con un recorrido que se abre con doce autorretratos del artista, quien murió a los 37 años en Francia, sin conocer la fama.

También se exponen cartas que el pintor escribió a su hermano Theo, en las que de forma minuciosa explica detalles de sus bocetos y de las obras que realizaba, por lo que estos documentos fueron fundamentales en la tarea de recuperar los colores originales de las obras.

El recorrido se divide en cinco etapas: sus primeros años, comprendidos entre 1880 y 1886, en los que se destaca el uso de los colores tierra en sus obras; la segunda parte, París, que va de 1886 a 1888, en la que Van Gogh utilizó una paleta más luminosa, donde el color jugaría un rol fundamental en el resto de su obra.

El tercer segmento, titulado Arles, muestra el tiempo en que vivió en esta ciudad al sur de Francia, entre 1888 y 1889 y en el que empezó a dar las pinceladas ondulantes y a usar los amarillos, verdes y azules intensos que caracterizan su obra pictórica de los últimos tiempos.

A este periodo pertenecen las reconocidas obras “El sembrador”, “Casa Amarilla” y “Jarro con doce girasoles”, que sirven de antesala para el cuarto momento de la muestra, Saint Rémy de Provence que, de 1889 a 1890, da cuenta del período en que Van Gogh estuvo internado en un hospital psiquiátrico.

El recorrido por el cuarto momento de la muestra está marcado por la primera exposición que el artista realizó en vida, en 1889, en donde eligió presentar “La noche estrellada” (1888) e “Iris” (1889).

La muestra finaliza con “Trigal con Cuervos”, que, contrario al mito popular, no es la última obra del artista holandés, y que sin embargo se destaca como una de las pinturas más poderosas y debatidas ya que algunos inclusive la ven como una premonición de su muerte.

Esta es la primera retrospectiva que muestra una importante selección de la obra de Van Gogh de manera cronológica y en tamaño real, en la que cada período revela su crecimiento artístico, la diferencia en las técnicas, el manejo de los colores y las temáticas.

Las obras digitalizadas sorprenden al visitante por su calidad, ya que cada muestra permite observar desde los trazos más delicados, hasta los cambios de colores, técnicas y temas que interesaban a este artista, pasando por el contraste de sus colores.

Los asistentes pueden encontrarse también con una obra que fue pintada hace más de 100 años y presenta colores desgastados junto a otra similar pero con su color original, como producto del estudio de los pigmentos y su trabajo de restauración.