miércoles, 23 septiembre 2020 16:28

Miguel Martín dice que en el Festival Jazzaldia he aprendido a no dar nada por sentado

“Nunca debes creer que has ganado cualquier tipo de batalla. Por mucho que una edición salga bien, la siguiente hay que pelearla a todo los niveles, con el publico, los artistas y la financiación”, afirma Martín en una entrevista con Efe.

El británico Jamie Cullum será la estrella de la Jazz Band Ball inaugural de esta 48 edición en el escenario de la playa de La Zurriola, por donde pasará el día 25 Elvis Costello, quien además tendrá a su esposa, Diana Krall, en el auditorio del Kursaal durante la jornada de clausura, el domingo 28.

Además de estos y otros nombres que sobresalen en el cartel, recomienda algunos menos conocidos pero “fundamentales”, como el del cantante Gregory Porter, “al que nadie debería perderse”, pues “a pesar de su juventud y poca experiencia” se le ha empezado a reconocer como una de las figuras “más extraordinarias del jazz vocal masculino”, destaca.

Explica que en el programa de este año “hay muchas cosas por descubrir que van a ser impactantes para el público”, como Robert Glasper o el trío Reijseger-Fraanje-Sylla.

También Vijay Iyer, que ya sorprendió cuando hace tres años acompañó en el Heineken Jazzaldia al trompetista Wadada Leo Smith y que, según resalta Martín, “allá por donde pasa se le ve como el futuro del piano en el mundo del jazz”.

Entre las mujeres, la voz de China Moses, hija de la gran cantante de jazz Dee Dee Bridgewater, con su “soul contemporáneo”, y la de la catalana Silvia Pérez Cruz, “estrella en muchos lugares” y desconocida para el público vasco.

Martín incluye asimismo en este repaso a la coreana Youn Sun Nah, a la que considera “la propuesta más interesante” del día 28, y eso que comparte programa, entre otros muchos, con Diana Krall y la explosiva pianista japonesa Hiromi, aplaudidísima en sus dos visitas anteriores al Festival.

“Youn Sun Nah es de muy fácil acceso, su música no es complicada, todo lo contrario, pero es una mujer que haciendo jazz y nada más que jazz, tiene un buen gusto, una elegancia y una armonía asombrosos”, apunta.

Son artistas de una extensa lista, de la que también forman parte el saxofonista Lee Konitz, Buika, The Swallow Quintet, Dave Douglas Belle and Sebastian, Jorge Pardo, y dos de las hasta ahora “asignaturas pendientes” del Jazzaldia: Pharoah Sanders y John Zorn.

“No se me ocurre en este momento qué otros músicos que nunca han venido podrían hacerlo detrás de ellos”, ha dicho Martín, que ha conseguido a Zorn para un “Masada Marathon” en el que doce grupos tocarán sucesivamente el día 27 en el auditorio del Kursaal.

El Heineken Jazzaldia no ha sufrido la tijera este año, mantiene el presupuesto de 1,8 millones de euros de 2012, porque ha tenido “la inmensa suerte” de que los patrocinadores, “sobre todos los privados”, han decidido “seguir apostando por él”.

“Y milagrosamente, o lo que venga al caso, la contratación de artistas está dentro de lo presupuestado, no nos hemos pasado ni un euro. Ha habido una conjunción de coincidencias y algunos artistas -caso de Costello- han aceptado ofertas a la baja por venir a San Sebastián”, ha señalado.

Martín dice que, pese a la experiencia, da por hecho que tropieza alguna vez en la misma piedra, especialmente cuando cada año se propone organizar menos conciertos para la edición venidera y evitar así “líos” mayores.

“Pero al final me resisto a programar menos”, admite el director del Festival de Jazz de San Sebastián, que reconoce que también arriesga y que, cuando lo hace, no siempre el resultado “es lo que uno espera”.

Hasta este fin de semana ha mirado “distraídamente” los partes meteorológicos. A partir de ahora lo hará con atención, confiando en que el 48 Jazzaldia discurra a salvo de la lluvia.

Por Ana Burgueño