Compartir

Centenares de personas consumen alcohol en la calle, mientras vecinos y hosteleros claman para que se aplique la ordenanza. El Ayuntamiento anuncia que la 'moratoria' durará hasta después de Begoña. Entonces la Policía controlará los accesos al barrio