martes, 29 septiembre 2020 7:36

«Asumimos opiniones ajenas contagiados por el entorno y no lo discutimos»

Un hombre desnortado, atenazado por las dudas y en plena crisis existencial, regresa a la ciudad donde cursó sus estudios universitarios. Con estos mimbres el escritor Fernando Belzunce (Pamplona, 1976) urde una historia en la que emerge el poder de la palabra y se trasparenta la fragilidad de la naturaleza humana.

Artículo anteriorLas votaciones se multiplican
Artículo siguienteLa obsesión de Picasso