Compartir

Una niña de unos 10 años de edad juega con su pelota a los pies de la escultura de San Juan Bosco. Se detiene y mira a lo alto. A la derecha de la representación de Don Bosco, en la fachada, pende una pancarta: «Buenos cristianos». A su derecha otra: «Honrados ciudadanos». El barrio de San José, en la mañana veraniega del sábado, luce en calma chicha. Nadie diría que en la madrugada del mismo día …