Compartir

El valor de los alimentos no superaba los 400 euros, por lo que se les imputa una falta por hurto