domingo, 27 septiembre 2020 23:12

Molina anima a no tener miedo al cambio del libro de papel al soporte digital

Molina destaca, en una entrevista con Efe, que la lectura es un hábito que al ser humano le ha costado muchos siglos conseguir y que ahora afronta un cruce de caminos donde “hay miedo a ese cambio del soporte de la misma”.

En su opinión, tras quinientos años conviviendo con el papel del libro ahora se está produciendo un cambio más profundo y “extraño” hacia un soporte casi inmaterial como la tecnología digital.

“Pero no debemos tener miedo a ese cambio -afirma- porque lo importante es la lectura, que permanecerá, aunque tengamos la obsesión los seres humanos de pensar que nuestro tiempo es el final”, ha destacado.

El que fue ministro de Cultura entre 2007 y 2009 considera que con la era digital no solo cambiará la lectura sino también la escritura y los géneros literarios y periodísticos, así como la manera de relacionarse, la medicina y la ciencia, “como ya estamos viendo”.

A su juicio, lo que hace falta es tener fe en el ser humano, la civilización, la evolución permanente y la experiencia acumulada, ya que el cambio tecnológico facilitará una vida mejor y un mayor almacenamiento del saber.

No obstante, reconoce que este cambio del papel a la era digital produce un poco de vértigo, al estar el ser humano anclado en una mentalidad anterior, por lo que hay que incentivar la idea de que no hay que tener temor al futuro sino afrontarlo y saber utilizarlo bien.

Molina subraya que el hábito de la lectura se sustenta en la familia y en la educación.

En este sentido, considera que España siempre ha tenido un problema de educación, frente a los avances que trajo consigo la revolución francesa para el vecino país, donde es “un tema de Estado”, como también en Alemania, Inglaterra e Italia.

“En el Reino Unido hay un sentimiento patriótico y nadie duda que Keplen o Stevenson son materia de su ser nacional, pero sin embargo en España, no sucede esto”, sostiene Molina.

Para Molina, en cualquier caso se ha avanzado mucho en la lectura en España, tras superar en las últimas décadas los problemas de alfabetización, pero todavía queda pendiente el sentimiento de que la cultura conforma la idea de un país, un factor que conocen los partidos nacionalistas.

El que no lee pierde la mitad de su vida, según Molina, y además frustra posibilidades incluso laborales, porque “quien más sabe menos problemas tendrá”, como está demostrando la actual crisis económica en un mundo globalizado.

Sobre las actividades desarrolladas por la Casa del Lector en sus primeros meses de vida subraya que se trata de “un lugar que es como una Universidad abierta donde se convoca a la gente para ayudarla a ser feliz a través del manejo de las nuevas tecnologías y elegir qué libros puede leer”.

La estancia del ex ministro en Soria se debe a su participación en un seminario de lengua española organizado por la Fundación Duques de Soria en homenaje al editor desaparecido Germán Sánchez Ruipérez.

Por Juan Carlos Hervás