Compartir

Desde hace unos años se tiende, de forma muy acertada, a buscar la normalización de los discapacitados psíquicos, al igual que cualquier otra persona. Y esa normalización va en todos los sentidos y, por supuesto, también en la necesidad de tomarse unas vacaciones.