Compartir

Unas 300 personas recriminan al ministro que no haya visitado las cuencas mineras en más de un año de conflicto y acuda ahora a la apertura de un complejo turístico