Compartir

La centralita del 091 echaba humo en la madrugada del pasado sábado. Recibió multitud de llamadas de vecinos del Barrio Pesquero, que celebraba sus fiestas del Carmen, alertando de continuas peleas en la zona, que culebreaban de un lado a otro, hasta que a las cinco de la madrugada brotó la sangre.