Compartir

El juez de guardia de Barakaldo dejó ayer en libertad provisional al hombre de 61 años detenido por la Ertzaintza en Abanto acusado de abusos sexuales a niñas, según fuentes vecinales. El magistrado impuso al acusado una orden de alejamiento de 300 metros de la víctima, de 10 años.