martes, 29 septiembre 2020 17:15

Rau cree que el teatro político puede cambiar la perspectiva de la historia

En una entrevista con Efe, el autor suizo ha señalado que el teatro político “puede llegar a tener un enorme impacto en la sociedad y en los debates de los medios de comunicación” y ser determinante en la forma de ver la historia, por lo que considera que “puede cambiar mucho la perspectiva histórica”.

Rau lleva al Grec, del 17 y el 19 de julio, “Hate Radio”, un espectáculo que reproduce los mensajes de odio contra la minoría tutsi que lanzaba a las ondas la ruandesa RTML (Radio Télévision Libre Mille Collines), una emisora que, entre música pop y noticias deportivas, se convirtió en colaboradora activa de la muerte de un millón de personas.

Sobre el escenario, Milo Rau reproduce un estudio de esa emisora y coloca a sus personajes -periodistas y entrevistados- al otro lado del cristal, permitiendo ver lo que hacen y escuchar lo que dicen, en una especie de “documento escénico” que incluye emisiones reales y que muestra cómo se puede pasar de una canción de moda al asesinato.

Rau ha recordado que los nazis preparaban las deportaciones de judíos con la misma frialdad y meticulosidad con la que se organiza un transporte de mercancías o se prepara una campaña publicitaria, y del mismo modo se puede preparar una matanza, “y eso es lo que hacían en los estudios de la RTML”, ha asegurado.

Al frente de su compañía teatral Internacional Institute of Political Murder (Instituto Internacional de Asesinato Político), Rau imparte charlas sobre su teatro y lleva a la escena teatral y cinematográfica sus piezas sobre Ruanda, la Isla de Utoya (Noruega) o Rusia (Pussy Riots) y actualmente escribe un nuevo texto sobre Siria y otro sobre las guerras civiles durante la historia de la humanidad.

En “The Civil Wars” el dramaturgo incluye lo que está pasando en Siria, en Colombia, de la que dice que es “una manera postmoderna de hacer la guerra”, y quizás lo que pasó, ha dicho, en la Guerra Civil española.

En septiembre dictará una conferencia en Bogotá sobre política y teatro, y a partir de noviembre protagonizará en Berlín un “talk show” en el que cada mes hablará sobre un conflicto determinado.

El director ha confesado “estar obsesionado con la historia de los conflictos políticos” desde los 12 años, cuando su padre, un activista político de izquierdas, le pasaba libros sobre la Guerra Civil española, “la primera gran lucha contra el fascismo”.

Muchos artistas se implicaron en esos “tiempos heroicos” de activismo, ha recordado, pero “cada artista tiene que decidir por sí mismo. Yo soy un ser político, pero intento no dar consejos a los espectadores, sólo muestro lo que pasó o lo que está pasando y el público puede decidir por sí mismo”.

Núria Cornet