martes, 29 septiembre 2020 7:33

Los Miura cierran los Sanfermines con una australiana herida muy grave

MADRID (Reuters) – La legendaria ganadería de los Miura cerró el domingo los encierros de los Sanfermines 2013 en Pamplona con un recorrido rápido y vistoso que se vio empañado por la cornada a una australiana de 23 años cuando enfilaban la plaza de toros que la dejó con pronóstico muy grave.

Con el recuerdo aún fresco de la avalancha sufrida el sábado en la entrada a la plaza que estuvo a punto de acabar en tragedia, el octavo encierro de una de las fiestas más turísticas del mundo se celebró sin problema alguno, y a pesar de la velocidad de los astados y de la gran afluencia de público característica de los fines de semana, no hubo mayores incidencias.

La manada, que recorrió las calles del casco viejo de la capital navarra en un tiempo de 2:15 minutos, permitió el lucimiento de numerosos corredores y avanzó compacta durante gran parte del mismo, hasta que en el último tramo se separó en dos grupos y uno de los toros del primero corneó a la joven cuando se acercaban al callejón que desemboca en la plaza, al hacer un barrido junto al vallado.

Su estado es muy grave, según el parte médico, al tener una herida en el hemitórax posterior derecho con fracturas múltiples y afectado un lóbulo pulmonar, por lo que fue intervenida quirúrgicamente en urgencias del Complejo Hospitalario de Navarra.

Además hubo dos heridos por traumatismos con pronóstico reservado: un estadounidense de 39 años con una herida en el labio superior, y un navarro de 21 años con un traumatismo maxilofacial.

Mientras, el vitoriano de 19 años herido muy grave como consecuencia del tapón ocurrido el sábado en la plaza evolucionaba favorablemente y se le había retirado la ventilación mecánica, según informaron medios.

Las autoridades navarras dijeron que una vez terminadas las fiestas estudiarán qué medidas adoptar para evitar que se vuelva a repetir el incidente, ocurrido cuando las centenares de personas que entraban en la plaza antes de la llegada de los toros tropezaron y forzaron el cierre de uno de los portones de doble hoja que da acceso al callejón del ruedo por donde se evacúa al personal de seguridad, lo que redujo el espacio de entrada y causó los tropezones y el tapón.

Los Sanfermines, una fiesta popularizada por el escritor estadounidense Ernest Hemingway, terminan esta medianoche con el habitual cántico del “pobre de mí” por parte de los mozos.