Compartir

Antonio Navarro Saavedra ha perdido todo lo que tiene. Conserva la vida, eso sí, y a su familia -tiene compañera y cinco hijos-, pero ayer por la mañana tuvo que desalojar la vivienda en la que ha pasado sus 39 años de vida. Esta casa de dos plantas ocupa el número 52 de la calle Luis de Morales y fue entregada a su padre cuando Manuel Rojas era alcalde. «Mi padre es limpiabotas y vendedor de lote…