Compartir

Varios perros y gatos han acudido al veterinario después de comer restos alimenticios envenenados en lugares como zona de L'horrín