lunes, 21 septiembre 2020 2:05

Aviñón: de Fausto y su pacto con el diablo a (San) Francisco de Asís

“Troisième vie de François d'Assise (Le Simple et L'Ouvert)” es un trabajo sobre la pobreza, la alegría, la humildad y la cortesía que podrá verse en un garaje de bicicletas del Liceo Saint-Joseph hasta el 23 de julio.

Autores de una ópera sobre los Panteras Negras estrenada en 2012 en el Festival de Aix-en-Provence, este colectivo que dirige Jean Michel Bruyère reúne en la pieza a una quincena de artistas crecidos juntos prácticamente en el mismo bloque de la misma barriada.

Los LFKs abren así uno de sus ciclos multidisciplinares sobre África, las barriadas, la poesía, la pobreza, lo improductivo, el arcaísmo y el lumpen proletariado, que consideran abandonados “por el desprecio de la democracia mercantil y cultural” dominante.

También hoy toma vida en Aviñón la tragedia de “Fausto I+II”, que dura más de ocho horas, pese a los recortes y reescrituras realizados por Stemann y su equipo, sobre todo en la segunda parte.

Esta visión integral de la obra de Goethe (1749-1832), imposible exploración de hasta donde puede llevar un pacto con el diablo en el terreno amoroso y científico, pero también financiero, económico, político y ecológico, podrá verse todavía dos veces más en el nuevo escenario de la FabricA, inaugurado el 5 de julio.

De entre los 40 grandes montajes de Aviñón 2013, uno de los más comentados es desde el 8 de julio la adaptación de la novela “Las Partículas elementales”, de Michel Houellebecq.

La transformó en teatro, incluyendo entre sus personajes a un clon del famoso escritor francés, la compañía “Si vous pouviez lécher mon coeur”, dirigida por Julien Gosselin, de 26 años.

Más allá del Festival oficial, fundado en 1947 por Jean Vilar y que en estos diez últimos años y hasta 2013 han dirigido con éxito unánime Hortense Archambault y Vincent Baudriller, el fenómeno cultural en que cada mes de julio se convierte Aviñón no sería tal sin su certamen paralelo, el “Off”.

De un total de 1.258 obras creadas por más de 1.066 compañías, de las que 950 son francesas y 110 extranjeras, el Festival “Off” de Aviñón contabiliza este año en su agenda ocho espectáculos iberoamericanos, seis españoles, uno brasileño y otro portugués.

En el marco de esta inabarcable oferta, una obra atrae los focos con inevitable intensidad: “Miss Knife”.

Travestido en ella para dar vida múltiple a una desesperada y entrañable cantante de cabaré, a veces con su pelo corto, a veces rubia, en ocasiones con favorecedora peluca rosa, adornado con sinfín de plumas, pieles y joyas, actúa Olivier Py, director del Teatro de Europa del Odeón de París hasta marzo de 2012 y nuevo director del Festival de Aviñón.

Desde su estreno en París en 2012, Olivier Py, considerado como uno de los principales directores franceses de escena y de opera, y desde luego también actor y dramaturgo, ha triunfado con “Miss Knife” en diferentes ciudades francesas y europeas.

Entre ellas Madrid, donde el pasado mayo actuó en la XXX edición del Festival de Otoño a Primavera.

Ahora luce talento, voz y palmito en la Manufacture Patinoire de Aviñón del 15 al 20 de julio.

Para este artista de 47 años, católico que nunca ocultó su homosexualidad, “explosivo, brillante y visceral” intérprete, como le definía el festival madrileño, “Miss Knife” es “una manera de ponerse en peligro”. Algo que nadie puede poner en duda.