lunes, 28 septiembre 2020 20:46

Vargas Llosa destaca la importancia de la cultura “contra la violencia y el sectarismo”

El Premio Nobel de Literatura, Premio Cervantes, y Premio Príncipe de Asturias de las Letras, entre otros reconocimientos, ha realizado esta aseveración a la agencia Efe en la única entrevista concedida en Ceuta con motivo de su presencia en la ciudad para recibir anoche el “Premio Internacional de Convivencia”.

En esta reflexión, la cultura para este latinoamericano, “es una de las mejores defensas que tenemos contra la brutalidad, la violencia o el sectarismo, por lo que la vida cultural debe ser una preocupación central de toda sociedad que quiera mejorar o progresar”.

Por esta circunstancia, el escritor peruano entiende que la cultura debe formar una parte “central o neurálgica de la educación, de la formación de las nuevas generaciones y no solo la difusión de la cultura es importante sino la preservación de la cultura como excelencia, creatividad o originalidad”.

Por ello, ha abogado por “combatir la idea de que la cultura debe ser un mero entretenimiento pasajero”.

El fenómeno migratorio, tan presente en España y sobre todo en ciudades fronterizas como Ceuta y Melilla, provoca también una alusión: “hay que combatir el prejuicio tan extendido, por desgracia, de que la inmigración es un problema cuando en verdad es una solución a un problema que está por detrás de esos movimientos masivos de poblaciones que, con todo el derecho del mundo, tratan de escapar al infortunio, muchas veces a la opresión, a la discriminación y a la violencia y que buscan un lugar donde vivir en paz y realizar sus anhelos”.

En su opinión, “es un movimiento que en lugar de ser condenado o discriminado debe ser respetado y apoyado, por supuesto facilitando la implantación de esas comunidades nuevas que vienen a enriquecer y inyectar una sangre nueva llena de ilusiones y esperanzas en sociedades que la necesitan”.

Para Vargas Llosa, “una de las verdades es que los inmigrantes no van de una manera arbitraria a ciertas sociedades sino porque hacen falta y tienen una tarea que cumplir, y ese aporte debe ser bienvenido y facilitado con disposiciones e iniciativas que eviten los roces y las dificultades que produce siempre la adaptación de una comunidad en una nueva sociedad”.

Su próxima novela, “El héroe discreto”, verá la luz en septiembre con alusiones a su Perú natal. “Es una novela situada en el Perú de nuestros días, una sociedad que está viviendo un periodo muy interesante de prosperidad y apertura de nuevas oportunidades, donde se está combatiendo la pobreza de una manera positiva y ese contexto de crecimiento y progreso también tiene sus problemas y ahí ocurre la historia de esta novela”, ha comentado a EFE.

A la hora de ser más explícito, ha señalado que: “ocurren en dos ciudades peruanas a la que ha estado ligada toda mi experiencia como Lima y Piura, al norte del país”.

Mario Vargas Llosa tiene su reflexión para la juventud que quiere optar por la escritura como medio de vida. “El que tenga una vocación debe tratar de sacarla adelante porque si no lo intenta será muy infeliz ya que una de las mayores razones de la infelicidad humana es no poder dedicar su tiempo a lo que a uno le gusta y tener que dedicarlas a actividades reñidas con lo que es su vocación”.

Por este motivo, ha enfatizado en que los jóvenes que tienen “amor” por la literatura deben “dedicarse y si lo hacen con disciplina, empeño y perseverancia a la larga encontrarán una manera de vivir, no desanimarse y pensar que la vocación que uno practica es lo mejor que puede haberle pasado en la vida y da mucha fuerza para resistir a la adversidad y superar todos los obstáculos que nos encontramos en la vida”.

Sobre su estancia en Ceuta ha apuntado que no puede pasar inadvertida. “He hecho tantas cosas, he visto y oído tantas cosas interesantes, que me llevaré unos recuerdos muy gratos y muy intentos”.

No ha dudado en afirmar que “tenía muchas ganas de conocer esta ciudad desde hace muchísimo tiempo y he comprobado que, por lo menos en un caso, la realidad supera a la imagen que uno se había formado de ella ya que es una ciudad cargada de historia, han pasado tantas culturas y civilizaciones, y todas han dejado alguna huella”.

“Da gusto ver como ese patrimonio múltiple y diverso ha sido preservado con tanto cariño y, además, Ceuta es una ciudad que tiene un valor cívico y moral muy grande porque a pesar de ser muy pequeña es un mundo donde coexisten culturas y diferentes religiones dentro de un respeto recíproco y una tolerancia que es ejemplar”.

La convivencia en la ciudad de cristianos, musulmanes, hebreos e hindúes ha sorprendido al pensador. “También hay pequeñas comunidades asiático y todas coexisten en un ambiente de respeto, es un ejemplo para el mundo donde, por desgracia, estamos viendo como la intransigencia y el fanatismo provocan guerras y violencias y hacen la existencia de las naciones multiraciales sumamente difíciles”.

Por Rafael Peña