Compartir

Un coche dando tumbos por la calzada hasta terminar estampado contra una farola es la imagen que la Dirección General de Tráfico (DGT) ha buscado este verano para concienciar de que el alcohol y el volante son dos conceptos incompatibles. El anuncio incide, además, en el daño que puede provocar la ingesta de alcohol o de drogas en terceras personas que nada tienen que ver con el asunto. Así, la ad…