Compartir

La joven debía reintegrarles el dinero de un coche y apostó por vender el botín en un local de compraventa de oro