lunes, 21 septiembre 2020 22:19

“Chernobyl+25” muestra ciudad de Prípiat (Kiev) 25 años después del accidente

En una de estas imágenes, la que más “impactó” al fotógrafo, se muestra el aula de una guardería prácticamente vacía con un muñeco de Pinocho al fondo de la misma: “Prípiat es una ciudad que prácticamente se desalojó en tres horas, por lo cual quedan restos de vida que son los que he intentado fotografiar, así como el paso del tiempo en estos”.

“Me acerqué a la central para hacer un par de fotos desde lejos, pero no era lo que me interesaba, sino la vida diaria en Prípiat”, cuenta Benítez.

El fotógrafo, en 2011 y tras más de un año de gestiones para conseguir los permisos de estancia en una ciudad “cercada por un perímetro de 30 kilómetros y vigilada por militares” consiguió pasar siete días acompañado de un militar, un guía local, un chófer y sin separarse del medidor de radioactividad.

“El primer día me dijeron que sólo podía hacer fotos desde fuera de edificios, pero al final me dejaron entrar en estos”, relata Benítez, así como que sus acompañantes “se aburrían muchísimo porque pasaba mucho tiempo moviendo el trípode de un lado para otro”.

“Recorrí los lugares que mostraban cómo era la ciudad: la escuela, guardería, teatro…”, y el resultado son imágenes que muestran desde unos coches de choque que quedaron en mitad de la pista hasta un tablero de ajedrez con las piezas de partida que nunca se terminó.

A Benítez, que se define como “fotógrafo desde que me conozco”, le sobrecogió la soledad del lugar, “una sensación que se acentúa por el frío, el viento y no puedes abstraerte” y asegura que ninguna foto está intervenida, “todo aparece tal y como me lo encontré”.

La exposición puede visitarse hasta el 16 de septiembre en Almería.