Compartir

No es nada fácil conseguir una declaración de Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco. De hecho, ni siquiera es fácil que una candidatura llegue a las esferas de decisión. Para conseguirlo hay que emprender un camino largo, exigente, con filtros duros.