Compartir

El desbroce de la densa arboleda que ocultaba el arroyo Niebla llevado a cabo en las últimas semanas ha dejado al descubierto el cauce, listo para que puedan empezar los movimientos de tierra previos al nuevo encauzamiento subterráneo que permitirá crear al nivel de superficie un paseo peatonal ajardinado y con doble carril bici.