miércoles, 23 septiembre 2020 8:16

Vidovic dice que es difícil ser mujer en un mundo con mayoría de guitarristas hombres

En una entrevista con Efe, Vidovic ha hablado sobre su participación en la trigésimo tercera edición del Festival de la Guitarra de Córdoba, en el que, además del concierto de ayer, hoy y mañana estará impartiendo un taller para 28 alumnos.

Y bien podría ser confundida con cualquiera de estos alumnos, porque nadie diría a simple vista que, bajo su juventud y apariencia, se esconde uno de los talentos más importantes de la guitarra clásica mundial.

Un talento bruto, que con menos de diez años ofrecía su primer recital, y que, en su último concierto ha conseguido el acuerdo unánime del público cordobés sobre la belleza y la calidez con la que dota a sus interpretaciones, un repertorio ayer repleto de compositores españoles.

“Cuando escogía el repertorio para el concierto, quería tener muchos artistas españoles, así que traté de escoger piezas famosas como 'Granada' o 'Asturias', de Albéniz, y otras de otros autores españoles, porque me parecía propio para una audiencia española, y creo que el público lo apreció”, asegura la intérprete de 32 años.

Natural de Karlovac, un pequeño pueblo cerca de Zagreb, aunque residente en Estados Unidos, la compositora dice sentirse “como en casa” en Córdoba, que le recuerda a algunas ciudades de su país de origen, y también especialmente “cercana” a la música española, que califica de “llena de pasión”.

En ello juega un papel muy relevante el origen tan español que le atribuye a la guitarra y también el “componente mediterráneo” que hermana a España y los países balcánicos.

“Me sentí encantada. El público fue maravilloso y me dio una calurosa acogida. Lo cierto es que espero volver pronto a España”, añade esta virtuosa joven sobre la acogida que tuvo el público ayer.

No sólo el español, ya que hoy la saludaban dos fans italianos que, vestidos con una camiseta con su nombre, habían viajado desde su país para verla ayer en directo y presenciar también el taller que está impartiendo.

El de aleccionar es un paso lógico para una persona que, como indica, creció en una familia “muy musical”, al amparo de sus hermanos y su padre, también instrumentistas, y que desde el principio vio como “natural” el tocar la guitarra y hacer de ello su forma de vida.

Algo que considera una gran decisión, que no ha afectado a su vida privada, y que, en cualquier caso, la ha enriquecido, puesto que le ha permitido viajar por todo el mundo y conocer a muchas personas.

“Prefiero siempre tocar en directo, por la interacción con el público, y lo que ello conlleva”, añade Vidovic, que ha editado seis discos en su corta carrera.

Tampoco se olvida del apoyo que tiene en su familia, que vive en Croacia, y a la que visita siempre en agosto.

Precisamente, este año espera que la visita sea diferente, a raíz de la reciente incorporación de Croacia a la Unión Europea.

A este respecto, ha afirmado: “Creo que es positivo. Va a haber muchos cambios, estoy segura, pero habrá que ver como evoluciona”.

De lo que no hay duda es de que Ana Vidovic ya es una firme realidad del mundo de la guitarra clásica, y una de las presencias más estimulantes que han pasado hasta ahora por la trigésimo tercera edición del Festival de la Guitarra de Córdoba.

Juan Velasco.