lunes, 28 septiembre 2020 21:43

El chupinazo de San Fermín se retrasa por el despliegue de una ikurriña

MADRID (Reuters) – El 'chupinazo' que tradicionalmente da inicio a las populares fiestas de San Fermín se vio retrasado el sábado por la presencia de una bandera vasca gigante que tapaba la fechada del ayuntamiento de Pamplona desde donde se iba a lanzar el cohete que anuncia nueve días festivos.

A las 12 del mediodía, cuando la plaza estaba abarrotada por miles de personas, unos desconocidos se subieron a un tejado y desplegaron la ikurriña, tapando el balcón consistorial y sembrando la indignación de las autoridades y la estupefacción de quienes habían acudido al lugar para saludar el inicio de las fiestas españolas más conocidas internacionalmente.

Tras la retirada de la bandera, el concejal socialista Eduardo Vall salió al balcón a encender el cohete 20 minutos más tarde y dijo ante los vítores de los presentes: “Pamploneses, pamplonesas, iruindarrak, gente forastera, desde el respeto institucional, viva San Fermín, gora San Fermín”.

Los independentistas vascos suelen usar los Sanfermines, al igual que otras citas con gran afluencia de gente, como un escaparate de reivindicación para demandas como el acercamiento de los presos de ETA al País Vasco.

Por delante quedan ahora nueve días de celebración en honor del santo patrón navarro, con los encierros como mayor atractivo para las decenas de miles de turistas, españoles y extranjeros que cada año abarrotan la ciudad, durmiendo incluso en parques y jardines.

Desde el domingo y hasta el sábado próximo, los mozos vestidos de blanco con sus pañuelos rojos al cuello podrán correr ante los toros en los encierros que comienzan a las 8 de la mañana recorriendo las calles del casco viejo de Pamplona y que son retransmitidas en directo por televisión.