Compartir

La Sala de Conflictos de Jurisdicción del Tribunal Supremo ha decidido que sea la justicia ordinaria la que dirima el futuro de los acusados de haber perpetrado el robo de armas en la base militar de Bótoa, un delito que comenzó a ser instruido en el Juzgado Togado Militar Territorial número 12, con sede en Madrid.