viernes, 18 septiembre 2020 10:49

La torre de Catedral Nueva de Salamanca se abre como nueva mirada a la ciudad

Con ello, se ha terminado la restauración de la Torre de las Campanas de la Catedral salmantina, lo que convierte al conjunto catedralicio de Salamanca en “un gran museo de la ciudad”, ha añadido el alcalde.

Tras subir 197 escalones a través de varias escaleras, algunas de caracol, se llega a la Sala del Cuerpo de las Campanas, de 92 metros de altura, desde la que se podrá observar a Salamanca en las cuatro direcciones.

Con anterioridad a esta estancia, se ha rehabilitado la Sala del Reloj y se ha podido recuperar la maquinaria del reloj original de la Catedral Nueva de Salamanca, que data del siglo XVI, ha indicado el director del proyecto, el arquitecto Valentín Berriochoa.

“La intención es hacer del conjunto catedralicio, con sus tesoros inagotables, los ejes culturales de Salamanca”, ha añadido Fernández Mañueco, quien ha recordado que se trata de “la gran aportación del Ayuntamiento en 2013 para celebrar el V Centenario de la Catedral”, con un millón de euros.

Por su parte, Berriochoa, director de la obra de rehabilitación, ha revelado que “si el fuste de la torre inicial, del siglo XIII, se arruinó no fue por culpa del terremoto de Lisboa, sino por el peso de la torre de campanas, que se amplió en el Barroco”.

Con el proyecto de este arquitecto se han abierto dos estancias que llevaban cuarenta años cerradas, la Sala del Cuerpo de las Campanas y la Sala del Reloj.

Además, con la restauración del exterior se ha podido mejorar el zócalo, el cuerpo de campanas, la bóveda alta, la linterna, el cupulín y la veleta.