domingo, 20 septiembre 2020 13:58

Belinda Washington y Miriam Díaz-Aroca protagonizan una comedia de Iborra

“Es una comedia negra muy entretenida que transcurre en una hora y media pero que, en realidad, parece sólo media”, cuenta a EFE Díaz-Aroca.

La historia se inicia en el tanatorio, donde dos mujeres que acaban de enviudar se chocan justo en el momento de recoger las cenizas de sus difuntos. Los dos esposos resultan ser la misma persona, por lo que ambas descubrirán que su marido ha llevado una doble vida.

A partir de aquí, “la pena se convertirá en rabia y las dos vivirán condenadas a entenderse”, dice Washington.

“La muerte de su marido les ha dejado un mar de dudas y secretos por resolver, unos hechos que finalmente forjarán una gran amistad entre ellas”, añade.

“Desde que empezamos la gira, prácticamente hemos llenado el teatro en todas las funciones”, declara la actriz sobre esta obra que fue escrita por encargo suyo y de su compañera, y que se estrenó el pasado mes de abril en Murcia.

“Después de cuatro años de insistencia, Juan Luis Iborra y Sonia Gómez Gómez por fin accedieron a cumplirnos este sueño”, explica Díaz-Aroca.

“Ha sido tal nuestra involucración en el proyecto que entre las dos hemos diseñado el vestuario. Miriam ha creado el cartel promocional y yo he grabado una canción que se escucha antes del comienzo de la actuación, incluso hemos participado en la producción”, detalla Washington.

Además, “como somos amigas, la complicidad y sinceridad entre nosotras ha sido clave para sacar este proyecto adelante”, insiste.

Por el momento, “Ni para ti, ni para mí”, según sus dos actrices, ya tiene cerradas otras 150 actuaciones por toda España hasta finales del próximo año.

“Hasta ahora la acogida del público ha sido excelente, todas las noches al término de la función los asistentes se levantaban de sus asientos y hemos obtenido buenas críticas”, comenta Díaz-Aroca.

“Lo cierto es que la risa está asegurada y esto es algo imprescindible para los actuales tiempos de nubarrones en los que vivimos, supongo que el hecho de que seamos ex cuñadas también tiene cierto morbo para algunos, pero eso es lo de menos”, concluye Washington.