Compartir

La incertidumbre sigue pegada al futuro de los astilleros de la Bahía. A la falta de carga de trabajo -las plantas llevan paralizadas desde hace más de un año- se suma ahora la orden de la Unión Europea de devolver las bonificaciones fiscales que recibieron las navieras y armadores españoles entre 2002 y 2010 por no cumplir, según la Comisión de la Competencia, con los requisitos básicos del denom…