Compartir

El hundimiento de parte de la cubierta de la iglesia de Montealegre, en Sámano, ha encendido todas las alarmas entre los vecinos de la pedanía, que ven cómo el deterioro del edificio, con grandes goteras, es imparable. Algunos, como el propio presidente de la Junta Vecinal, Fermín Urquijo, tienen claro que no van a entrar hasta que no se acometa una reparación. «Yo ahí no entro, a ver si se va a c…