Compartir

Fueron localizados por el GPS de uno de los móviles. Intentaron esconder lo sustraído en la ropa interior cuando los sorprendió la Policía