Compartir

La segunda fase de las obras de urbanización debería haber sido ejecutada por la misma empresa que construyó los bloques de viviendas